Mary Thomas, la artista que cambió su vida al comulgar

Lo percibió primero en las ruinas de Roma, luego lo buscó rezando una novena a la Virgen y finalmente sería flechada de amor al comulgar el Santísimo Sacramento. Es la historia de la artista Mary Thomas, hoy hermana Mary, de las “Clarisas Pobres de la Adoración Perpetua”. Con más de ochenta años, sigue enamorada.

Para asombro de quienes conocían a Mary Thomas, ella discernió su vocación religiosa mientras pintaba y estudiaba historia del arte en Roma, camino al éxito que todos le auguraban.

Natural de Appleton (Wisconsin), se había licenciado en el Art Institute de Chicago y luego había ido a clase al Instituto Allende en Guanajato (México). Trabajó con el célebre muralista David Alfaro Siqueiros, cuyo estilo influencia el suyo. Luego ella se mantuvo trabajando como artista comercial en Chicago y Nueva York.

Mary no sentía ninguna llamada a la vida religiosa cuando se encaminó a Italia. Sin embargo, mientras conocía Roma visitando antiguas ruinas algo en esos lugares la inquietaba y empezó a cuestionarse su futuro.

La Virgen y el Santísimo

sor mary thomas

Sor Mary Thomas ante uno de sus cuadros

Insegura sobre la voluntad de Dios para su vida y aprovechando que era Cuaresma, la artista decidió hacer una novena de treinta días a la Virgen María. “Mis deseos cambiaron”, dice la hermana Mary. Lentamente, sin buscarlo, se fue desligando de sus ambiciones profesionales. “Fue un cambio gradual a medida que transcurrían los treinta días, una especie de evolución”.

Mientras asistía a la Vigilia Pascual en la cripta de la basílica de San Pedro, de repente se sintió indigna de recibir la Eucaristía y abandonó la fila para ir a comulgar. Momentos después, una “fuerza” interior la impulsó a unirse de nuevo a quienes esperaban al Santísimo Sacramento.

La hermana Mary cuenta ahora que sintió una alegría indescriptible en el instante en el que recibió la Comunión. “Sentí la presencia del Señor”, recuerda: “Se hizo dueño de mi vida. Es como si toda mi misión en la vida se me mostrase entonces”.

Las Clarisas Pobres y el arte al servicio de la Evangelización

Tras esa experiencia mística, tuvo claro que dedicaría su vida a la Eucaristía. No sabía eso sí como darle rumbo a esta certeza, pero cuando un sacerdote norteamericano le prestó un directorio de comunidades religiosas en Estados Unidos y descubrió a las religiosas franciscanas del Santísimo Sacramento, con el antiguo nombre de Clarisas Pobres de la Adoración Perpetua (cuya más conocida religiosa fue la Madre Angélica, fundadora de EWTN), supo que había encontrado su familia. La artista ingresó en un monasterio de la orden en las afueras de Cleveland en noviembre de 1959.

La hermana Mary no echó de menos su arte durante los siguientes 14 años. Abrazó la vida contemplativa, su estilo ascético y sus deberes en el claustro.

sor Mary ThomasUn año, su comunidad celebraba su día grande con una exposición de dibujos y figuras de artesanía. Para la ocasión, hermana Mery preparó una vidriera donde representó a la Santísima Trinidad. Tras eso, su superiora le pidió que preparase un portfolio con sus trabajos. Desde entonces ayuda a financiar el monasterio con trabajos de encargo y con cuadros que se subastan en un acto anual de captación de fondos. “Dios nos ama tanto… No pensaba que volvería a hacer trabajos artísticos”, dice con hablar pausado y agrega: “Toda mi intención es que la gente conozca su amor”.

Adorando por el fin del aborto

“No puedes pintar sin vida espiritual”, dice esta hermana Clarisa que adora ante el Santísimo Sacramento de 4 a 6 de la mañana, y luego de nuevo de 8 a 9, todos los días. “Más que por ninguna otra cosa, rezo por las madres en gestación. Rezo por el fin del aborto. Rezo por todos los movimientos provida”, agrega. Pero aunque el arte esté enraizado como un don de evangelización en su vida, ella confiesa que prefiere estar adorando a Cristo, el Amado Señor de la Vida… “Lo que guardo como el mejor tesoro es la adoración perpetua. A cualquier hora del día podemos encontrarnos con Cristo mismo, en su cuerpo, sangre, alma y divinidad”, confidencia al finalizar este encuentro.


Fuente: Portaluz

Comentarios:

comentarios