Mensaje de Mons. Roncagliolo a los adoradores eucarísticos