Se hace realidad: Comienza a construirse la capilla definitiva de Adoración Perpetua de Villarrica

Se hace realidad: Comienza a construirse la capilla definitiva de Adoración Perpetua de Villarrica

El lunes 13 de julio, Centenario de su nacimiento y Fiesta de Santa Teresa de los Andes, Mons. Francisco Javier Stegmeier bendijo la obra de construcción de la Capilla de Adoración Perpetua del Obispado de Villarrica.

Nuestra primera santa chilena y la primera santa carmelita de América se convierte así en especial intercesora de este proyecto, que, si Dios así lo quiere, estará listo en el segundo semestre de 2020.

Historia de Adoración Perpetua en diócesis de Villarrica

villarricaEl 18 de agosto de 2016 se inauguró en las dependencias del Obispado de Villarrica la primera Capilla de Adoración Perpetua de nuestra diócesis, la que desde entonces se ha convertido en lugar de encuentro con Jesús Sacramentado para miles de fieles que la visitan día y noche, los 365 días del año.

En conversación con Comunicaciones de la Diócesis de Villarrica, Mons. Stegmeier, explica que el proyecto comenzó a gestarse “en el corazón de algunos fieles” ya en el año 2013.

“La idea surgió de algunos laicos y algunas religiosas de la Diócesis que, sin ponerse de acuerdo entre ellos y por separado, veían ser de Dios la instauración de la Adoración Perpetua”, señala el Obispo de Villarrica.

Los primeros pasos se dieron durante el primer semestre de 2014 con la organización de una capilla de Adoración a funcionar de lunes a viernes, desde las 08:30 a las 12:30 horas. El proyecto se hizo realidad el 18 de agosto del mismo año con la apertura de la Capilla de Adoración Diurna en el Obispado de Villarrica (calle Gerónimo de Alderete 939).

La fecha de inauguración escogida, 18 de agosto, tiene su razón de ser en la fiesta de San Alberto Hurtado. Este santo sacerdote chileno (1901-1952) antes de iniciar su jornada siempre realizaba una hora de Adoración Eucarística, convencido de que ese encuentro constituía la fuente de toda su fecunda actividad apostólica.

Tras dos años de adoración diurna, el 18 de agosto de 2016 se dio inicio a la Adoración Perpetua con la Santa Misa en la Catedral y posterior procesión Eucarística por las calles de Villarrica hasta la Capilla del Obispado, en cuyo altar se expuso el Santísimo.

La estructura de organización para la adoración se desarrolló con conjunto con los misioneros de la Adoración Eucarística en Chile, bajo el método propuesto por el sacerdote argentino Patricio Hileman, impulsor de las capillas de Adoración Perpetua en Latinoamérica.

“Así comenzó la Adoración Perpetua hasta hoy —recuerda Mons. Stegmeier—. A los pocos meses, el sábado 29 de octubre de 2016, con ocasión del Congreso Mariano, se trasladó la adoración perpetua a la actual capilla provisoria, ubicada a un costado del Obispado, en espera de la construcción de la Capilla definitiva”.

El 18 agosto de 2018, en el segundo aniversario de la Capilla de Adoración Perpetua, se colocó y bendijo la primera piedra en vistas de la construcción de la Capilla definitiva. Todo esto ante la presencia de unos emocionados adoradores, la comunidad católica de Villarrica, su obispo y el Padre Patricio Hileman.

Al año 2019 el registro de adoradores inscritos llegaba a más de ciento cincuenta, quienes acompañan a Jesús Sacramentado las 24 horas, los 365 días del año, siendo testigos de su presencia que transforma, consuela, sana, alienta y fortalece.

Frente a este recorrido histórico y su proyección para este 2020, Mons. Stegmeier es enfático en señalar que lo primero que hay que hacer es consolidar los turnos “al menos con un adorador” y luego “reforzarlos de tal modo que en todos ellos haya como mínimo dos adoradores”.

“Lo segundo es iniciar la construcción de la Capilla definitiva de Adoración Perpetua”, sostiene.

Capilla Custodia: El templo definitivo para la Adoración Eucarística Perpetua

Sin duda, entre los proyectos de 2020 más anhelados por nuestra Iglesia diocesana está la construcción de la capilla definitiva para la Adoración Perpetua. Este deseo fue presentado ante el Sagrario durante todos estos años y la respuesta de Dios finalmente llegó a través de la Fundación Latens, cuya misión es embellecer y ensalzar sagrarios, templos y lugares santos de la Iglesia Católica.

“La Fundación Latens, generosa y providencialmente, ofreció construir una Capilla pensada exclusivamente para ser de Adoración Perpetua”, comenta agradecido Mons. Stegmeier.

Su gratitud recae en que “la mayoría de las Capillas de Adoración Perpetua son una adaptación de algún salón parroquial, alguna Capilla pre existente o el aprovechamiento de un sector del templo, pero la novedad de la Capilla que se quiere construir en el terreno del Obispado consiste en que será propiamente una Capilla-Custodia. Es decir, todo el diseño arquitectónico está orientado totalmente hacia la adoración del Señor presente en la Eucaristía”.

“Si Dios así lo quiere, la construcción inicia y terminará en el segundo semestre de este año 2020. Rezamos para que sea así”, indica el Prelado.

Para llevar a buen término este proyecto, Mons. Stegmeier subraya la importancia de “fomentar y sostener entre los fieles la voluntad de perseverar en la Adoración Eucarística Perpetua”. Una muestra de ello es la Parroquia San José de La Mariquina con su propia Capilla de Adoración Perpetua inaugurada el 28 de abril de 2019, Domingo de la Divina Misericordia.

“Realmente es el Señor quien está suscitando en el mundo entero y por todas partes adoradores ‘en espíritu y en verdad’ (Jn 4,23) como la respuesta a las dificultades por las que está pasando la Iglesia y la sociedad”, asegura el Obispo de Villarrica.

Para Mons. Stegmeier “la Adoración Perpetua ocupa un lugar central en la misión de la Diócesis de Villarrica, en cuanto que la Eucaristía es el mismo Señor Jesucristo. La nueva Capilla y la Adoración Perpetua quieren ser el signo visible de la centralidad de Jesucristo en la vida de la Iglesia y de los fieles”.

Fundación Latens: “Trabajar en esta misión ha sido una gracia inmerecida”.

villarrica capilla

La Fundación Latens nace el año 2013 en Santiago de Chile con la misión de favorecer el encuentro con Dios a través de la construcción, restauración, diseño y otros trabajos en iglesias, templos y lugares sagrados para la fe católica.

Eliodoro Matte Capdevila, arquitecto y Presidente de la la Fundación Latens, señala que “trabajar en esta misión ha sido para nosotros una gracia inmerecida. Ha sido también constatar muchos milagros y que es el mismo Señor que nos tiene trabajando muy cerca de Él”.

Matte explica a Comunicaciones de la Diócesis de Villarrica que “la gran mayoría de nuestros proyectos son en torno a la Eucaristía, en torno al Sagrario, en torno a la Custodia, en torno a los Adoradores, a las comunidades, y eso es trabajar codo a codo con el Señor mismo”.

En el caso de la construcción de la Capilla-Custodia de Villarrica, sostiene que “ha sido un encargo muy especial” y “un proyecto desafiante que busca plasmar la identidad del sur y también de la gente de Villarrica”.

Matte sostiene que es un desafío, “primero por tratarse de una capilla que está inserta en el Obispado de la diócesis. Luego, porque en el lugar confluyen dos calles importantes, por lo que para el tema urbanístico pensamos que la capilla va a ser un referente y un hito histórico para la ciudad”.

Asimismo, “ha sido desafiante e interesante diseñar una capilla de adoración perpetua que a la vez comulgue con el antiguo edificio del obispado, al mismo tiempo que se respete todos los accesos, que tenga seguridad, entre otras cosas”.

Etapas del proyecto

En cuanto al camino recorrido del proyecto, Matte indicó que “en una primera instancia surgió la solicitud de parte de Mons. Stegmeier. Nosotros nos comprometimos a viajar para allá, fuimos, tuvimos reunión con él y pudimos ver todos los alcances que él tenía para el proyecto, además de conocer la actual capilla de Adoración. De esta primera visita surgieron algunas ideas con respecto al lugar donde se podía levantar la capilla y luego nos pusimos a trabajar. Retornamos a Santiago con un desafío interesante”.

El Presidente de la Fundación Latens indicó que las etapas de trabajo son “las mismas que tenemos para prácticamente todos los proyectos. Primero, junto al comité de proyectos de la fundación, se trabaja en un ‘anteproyecto’ que constituye la parte más complicada porque se busca encontrar el concepto del proyecto, el cual una vez fijado da forma al trabajo que sigue”.

villarrica

Mons. Stegmeier bendice a los trabajadores de la obra

Fijado el concepto y el dibujo del anteproyecto, “viene una etapa de diseño más concreta. Uno entra un poco más en detalle, en la materialidad, en todo lo que es emplazamiento, en la Custodia misma, en las especialidades como la calefacción, iluminación, etc. Luego, teniendo aprobado ya esta etapa de proyecto por parte del obispo, nosotros ya entramos a una etapa incluso más detallada para que no se vaya a escapar ningún ítem en el fondo”, agrega.

“Después viene una etapa más bien administrativa —continúa Matte—, de presupuestación y todo lo que significa presentar a la municipalidad y solicitar los permisos correspondientes. Terminada esa etapa y teniendo el financiamiento aprobado por la fundación, se puede comenzar la ejecución. Nosotros ya estamos a la espera de la ejecución”.

Testigos de milagros y un llamado a la oración

El arquitecto comparte que “la experiencia con otras capillas siempre ha sido un milagro” y asegura que “basta que el obispo o el párroco se decida a hacer adoración perpetua, que el Señor se exponga en la Custodia y empieza a hacer sus milagros, llama a sus adoradores y empiezan a ocurrir muchísimas cosas en torno a la comunidad”. 

“Entonces, más que expectativas, tenemos certezas absolutas que si el Señor inspira esto, una vez abierta la capilla, Él va a hacer muchos milagros. Va a producir un cambio al principio silencioso, pero sin duda importantísimo para toda Villarrica, incluso para la región”, señala.

Como Fundación Latens, Matte pide a la comunidad de Villarrica que “formen parte de esto, partiendo por una visita, por un encuentro. Como todas las relaciones con el Señor, tiene que partir por un primer encuentro, por atreverme a entrar, por atreverme a mirarlo, por atreverme a decirle algo, una palabra, a pedirle algo, y lo demás el Señor se encarga”. 

Agrega que “el proyecto va a hablar por sí solo cuando vean al Señor expuesto en ese muro-custodia. Asimismo, el Señor va a hacer lo que tenga que hacer con esas almas que puedan estar distantes o desentendidas”.

“Pero lo más importante de todo —concluye el arquitecto— le pediría a toda la comunidad de Villarrica que por favor recen por nosotros, la Fundación Latens, porque nuestros proyectos se fundan en la oración más que en todo lo que podamos hacer humanamente. Recen por este proyecto de la Capilla de Adoración para Villarrica, porque así podrán llegar más y más adoradores y más milagros podremos ver y constatar”.


Fuente: Comunicaciones Diócesis Villarrica