“Sembremos nuestra Iglesia de adoradores”, el desafío planteado por el P. Carlos Cano